PRIMER EMBARAZO (ÚNICO) VS SEGUNDO EMBARAZO (MÚLTIPLE).

 Advertencia:
Este post no está basado en datos científicos. Todo lo que lean es fruto de mi experiencia, sin informaciones contrastadas ni otras opiniones. Cualquier parecido con vuestras realidades es purita casualidad.
No quiero asustar a las futuras mamás ni aquellas que se estén plantando volver a ser madres. ¿Ok?
Antes de empezar debo contextualizar el segundo embarazo; me quedé embarazada del Rubio y el Moreno cuando La Niña Robinson tenia 18 meses. Para que os hagáis una idea de cómo de diferentes fueron,  os dejo un resumen de mis dos embarazos basándome algunos de los aspectos claves para mi:

PRIMERA ECOGRAFÍA (12 semanas de embarazo)
Primer embarazo. Llegamos a la ecografia con esa cara de primerizos que solo reconoces cuando ya tienes otro hijo. Nos miramos y sonreímos. Estamos muy nerviosos. Empieza. Todo bien. Vemos a La Niña Robinson. Pensamos que esa mancha gris es preciosa. ¡Dios! Se nos caen las lágrimas de ilusión, nunca antes había visto algo tan lindo.
Segundo embarazo. Llegamos con ilusión y con ganas de saber que todo esta bien. Miramos a los primerizos de la sala. Entramos algo nerviosos. Y la cosa va más o menos así:
– Bueno…son dos.- dice la ecografa que piensa que ya lo sabemos.
– ¡Ostía Puta , Cáspita, mi niña!- sollozo yo.
– ¡Olvídate del negro! –me susurra Papá Robinson con voz temblorosa y el rosto pálido

Aclaración: nuestra idea era empezar los trámites de adopción del que debía ser nuestro tercer hijo durante el embarazo del segundo y queríamos adoptar en África. ¡Qué nadie se ofenda! Poneros en nuestra piel.

SALIDA DE LA ECOGRAFÍA.
Primer embarazo. Hacemos una foto a la ecografía y se la pasamos a TODOS nuestros contactos, la subimos a Facebook y llamamos a las futuras abuelas y tías. Un jolgorio.
Segundo embarazo: Me siento durante un buen rato en la sala de espera en estado de shock. No puedo ni hablar. Llamamos a la familia y más íntimos y decimos: “los dos están bien”. Tardé semanas en reaccionar.

LA BARRIGA
Primer embarazo. Todos y cada uno de los días siguientes al test de embarazo me miraba al espejo, veía la barriguita y pensaba ¡Ya se nota! La realidad es que ahora mi lorza se sentía libre.
Cuando ya por fin tenia forma de tripa de embarazada me empecé a poner todo aquello que me marcaba tipazo. Me encantaba pasear toá flamenca luciendo cuerpazo de preñá.
Y no puedo olvidar, la foto semanal que Papá Crusoe me hacia en la misma postura y en el mismo sitio, para reflejar la evolución.
Segundo embarazo. A pesar de tener una superbarriga desde la semana 9 no me di ni cuenta. Fue una comadrona quién me dijo: “Y con esta barriga ¿no sospechaba que serian dos?” Pues no señora, no. Pasé un par de semanas sin ponerme recta con lumbalgia a lo que tuve que sumarle el reposo absoluto por perdidas, ¿os acordáis de Po Zi ? Pues ese era mi aspecto. Tuve lo que se conoce como unas semanas de mierda fatales, eso sí, todo llevado con muy buen humor.
Del segundo embarazo debo tener unas 6 fotos.

ESTADO FÍSICO Y PREPARACIÓN AL PARTO
Primer embarazo. Yoga para embrazadas desde la semana 15, sesiones en grupo y otras exclusivas junto a Papá Crusoe. Hacia ejercicios de meditación. Salía a caminar habitualmente. No faltamos a ninguna de las clases de preparación al parto. Papá Crusoe me ponía aceite todos las noches en la barriga, hablaba con La Niña Robinson y compusimos una canción. Todo muy místico.
Segundo embarazo. Empecé yoga a la semana 20, y falté a unas cuantas sesiones. Intentaba hacer todos los ejercicios que proponían pero no podía hacer ninguno de ellos. No podía salir a caminar durante mucho rato, en mi embarazo múltiple la presión en el suelo pélvico era muy grande y dolorosa (recordad que hacia menos de año y medio que había parido). La barriga en la semana 22 parecía una de 37. Y alrededor de la semana 25 me recomendaron reposo. ¡Un lujo, vaya! Papá Crusoe intentaba ponerme aceita todas las noches, pero me quedaba dormida mientras iba a buscarla.

LA FAMILIA
Primer embarazo. La familia me mimaba, era el centro de atención. Todo era elogios: ¡Qué guapa estás! ¡Tienes una barriga perfecta! ¡Qué piel más estupenda!
Se ocuparon de que a nuestro bebé no le faltara de nada; sábanas, toallas y arrullos Made in Yaya Robinson como para 4 bebes. Bodys y primera puesta de diferentes tallas. Calcetines, manoplas, canastillas…de tó!
Segundo embarazo. La familia solo tenía ojos para la auténtica reina de la casa, La Niña Robinson. La Yaya Robinson venia a ayudarnos con la casa y comidas porqué: ¡Uy, que ojeras tienes! ¡Tienes muy mala cara! ¡Debes guardar reposo! Y el parto nos pillo sin ropa para los bebes, con las toallas heredadas y sin carro. Si, culpable. A las 30 semanas aun no habíamos comprado el carro gemelar. No me juzguéis.

Creo que con estos cinco ejemplos os podéis hacer una pequeña idea de cómo de diferentes fueron los dos embarazos.
¿Sabéis? No cambiaría ninguno de ellos.
El primero fue especial por la ilusión y la inocencia con la que nos enfrentamos a él. Disfrutamos cada día, era un punto y seguido una relación de tres años, era el inicio de un nuevo proyecto.
El Segundo fue algo que pocas mujeres pueden experimentar, sentir a dos bebes, es mágico y único. A pesar del cansancio y de los contratiempos con la llegada de los mellizos tendríamos esa gran familia que habíamos planeado. No podría ser mejor.

Anuncios

11 comentarios en “PRIMER EMBARAZO (ÚNICO) VS SEGUNDO EMBARAZO (MÚLTIPLE).”

  1. ¡Jajaja! Ya se suele decir que las comparaciones son odiosas pero si has vivido de primera mano un parto único y uno múltiple ¡tienes todo el derecho del mundo a comparar lo que quieras! Nosotros nunca nos planteamos que pudieran venir 2 bebés juntos, y ya está confirmado que sólo hay uno, pero vamos tu expresión al enterarte del embarazo múltiple me parece hasta fina comparada con la que se me podría haber escapado a mí.

    1. Yo tampoco me planteé nunca que pudieran ser dos bebes, y tienes razón, ahora lo recuerdo, y suena muy fino, con todo lo que podría soltar por la boca. Por suerte, ahora estoy encantada!

  2. Recuerdo perfectamente cuando me diste la noticia de los dos embarazos, cada uno fue igual de especial y emocionante. Por muchas diferencias que hubieran entre los dos han sido vuestros embarazos y los habéis disfrutado y vivido a vuestra manera. Gracias por este post.

    1. Gracias por? Gracias a ti por estar ahí!! REcuerdo perfectamente cuando te llamé y solté, “no volveré al trabajo hoy, los dos están bien!! ”
      UN beso hermosa!!!

  3. Muy real todo…
    Nosotros durante el segundo embarazo todo era muy muy diferente. Como ya tienes algo de experiencia, te lo tomas de otra forma, también ayuda tener al grande que está siempre ahí y debes disfrutar de esos momentos en que sólo eramos 3 para poder mimarlo todo lo posible y no se sienta mal.
    Salu2

    1. Cuidar al grande es una de las tareas mas importantes durante el embarazo y el nacimiento de los segundo. Es importante que continué sintiendose importante. Gracias por pasarte

  4. Hola Mamá Robinson! Cómo me he reído con la comparación de ecografías! A una amiga le pasó algo muy parecido (también con un bebé de 18 meses y de pronto, 2 más en camino), solo que el papá estaba con la filmadora en mano al momento de la revelación. Su “Me estás jodiendo???!!!” quedó grabado para la posteridad 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s