La importancia del juego en la familia por Vincles per Crèixer

Hola tribu!
Hoy os presento a alguien muy especial con quién compartimos durante muchas semanas el privilegio de jugar en familia. “Jugar en familia” fue un espacio creado y dinamizado con mucho amor por  la psicopedagoga Demelsa Arjona  y del que disfrutamos  junto a otras familias de la ciudad.
Demelsa  es la responsable de Vincles per crèixer (Vínculos para crecer) un espacio de Asesoramiento Psicopedagógico, dirigido a todas las edades y etapas de la vida, donde el aprendizaje y la evolución sea una parte importante para el desarrollo de la persona, basado en una pedagogía sistémica, positiva y respetuosa. Aquí os dejo una líneas superintersantes que ha escrito para nosotros

vincles

La importancia del juego en la familia

De todos es conocido que los niños estarían todo el día jugando, si no fuera porque nosotros, los padres, vamos detrás diciéndoles: “venga ven aquí deja la pelota y ven a comer”, “recoge todos los juguetes ya y ven a ponerte el pijama”, entre otras miles de frases que salen de nuestra boca casi de forma automática. Y ¿por qué? Pues muy fácil porque la característica primordial de un niño es que le gusta jugar, así de sencillo. Porque jugando el niño aprende, porque jugando crece, porque su imaginación y curiosidad no tiene límites. A pesar de que el cansancio pueda con ellos, no quieren dormir, quieren seguir jugando, dormir es una traición porque pierden tiempo para jugar, así es cómo lo ven nuestros pequeños juguetones.
Nos desquiciamos porque no nos hacen caso, porque les repetimos las mismas cosas una y otra vez, porque nos agotan, porque sólo quieren moverse, sacar cosas, chutar una pelota, montar en un patín, removerlo todo,… sin darnos cuenta que tenemos la solución delante de nuestras narices y no la vemos.
El juego forma parte de sus vidas… y si lo incluimos en parte de la nuestra?
Alguien me dijo una vez que para traer a un niño a tu mundo primero debes acercarte al suyo, pedirle permiso para entrar, quedarte un rato jugando juntos y finalmente proponerle si quiere ir al tuyo a conocerlo. ¡Muy pocos se resisten a ésto!
De aquí, la importancia del juego dentro del ámbito familiar, veámoslo como un cómplice, como un amigo, incluyámoslo en nuestras tareas, juguemos, pensemos como piensan nuestros hijos, pongámonos cada pieza de ropa que les quitemos , en la cabeza, mientras les ponemos el pijama, persigámonos mientras yo barro y tu recoges la habitación, cantemos mientras hacemos la cama, vamos a dedicar tiempo a jugar, pongamos música, bailemos en casa, permitámonos hacer el loco con ellos, con nuestros hijos, no sólo conseguiremos que recojan la habitación, o que se coman la cena, sino que lo pasaremos bien y compartiremos momentos únicos que reforzarán nuestro vínculo, nos aportará complicidad y mejorará la confianza y las relaciones entre unos y otros. Volvamos a ser niños con nuestros hijos.
Escrito por Demelsa Arjona

Anuncios

Mala conciencia.

Hoy tengo mala conciencia y me va recomiendo por dentro y me recuerda varias veces al día todo aquello con lo que no estoy cumpliendo, lo que se  conoce como una jodida conciencia . Son varias las razones por las que me está machacando, aunque de momento resisto a sus encantos, empiezo a flaquear, me ha tocado donde duele: los hijos (ya os advertí que es una capulla de verdad).
Los dos últimos sábados los tres niños se han ido a dormir a casa de los abuelos, Papá Crusoe tiene que estudiar y un poco de tranquilidad se agradece. No os creáis que ha sido un gol que le hemos metido a los abuelos, ni mucho menos, con estas dos noches hemos saldado la deuda que teníamos con ellos, habéis escuchado alguna vez eso de: Nunca nos dejas a los niños, a mi amiga le llevan los nietos todos los fines de semana. Aclaración: los abuelos vienen de lunes a viernes a llevar a los niños al cole y les dan de comer, vamos que se puede decir que los ven bastante y de paso nos ayudan una barbaridad.
El primer sábado los dejé a la hora de comer y volví a casa para disfrutar de la tranquilidad y el silencio. Me pasé la tarde en el sofá  con mantita y libro, por no hacer no hice ni la cena, ni una lavadora, ni ordenar un cajón, nada de nada. Al día siguiente los recogí con alegría y muy descansada. El segundo sábado los volví a dejar por la mañana y me fui de rebajas , al super, comí con Papá Crusue, vi un telefilm  e intenté levantarme a poner una lavadora y doblar una secadora. Digo intenté por qué no lo conseguí, me quedé en el sofá leyendo y no lo disfruté. La casa estaba en silencio, un silencio molesto, quería salir corriendo a buscar a mis niños pero los niños no iban a querer volver, se lo estaban pasando pipa con los abuelos. Y me sentí triste. El domingo al recogerlos tenía ganas de llorar, me sentía fatal por haberlos dejado para tirarme en el sofá,  ni tan solo había ordenado la ropa  o cocinado para la semana, jodida conciencia!
No solo me ataca con los niños o las tareas pendienetes, también lo hace con mi vida 2.0. Hace ya un par de meses que he tengo el blog medio abandonado,  no es por falta de ideas, tiempo o ganas, ni mucho menos, justo la vida de madre me está dando un respiro después de 5 años y estoy descansando. Nada de blog ni ordenador por la tarde o noche, voy directa al sofá y me pongo a leer o a ver una serie, me relajo y me encanta la sensación de recuperar viejos hábitos, no imagináis cuanto echaba de menos leer ( y más ahora que me han regalado un Kindle!!!).  Pero no es oro todo lo que reluce y ahí está la jodida conciencia diciéndome que debería escribir, y en el fondo sé que tiene razón, y ahora no estoy escribiendo por ella, lo hago por mí, lo echaba de menos.
En fin, serafin, estoy empezando a coger cariño a esa jodida conciencia que me acompaña en mi paseo por la vida, sin ella mi vida no sería lo mismo,  no tendríamos calcetines limpios….de todas las tareas de la casa poner lavadoras es la única que no dejo hacer a  Papá Crusue, mi ropa es sagrada!!!
Para acabar os dejo uno de los  últimos libros que he leído y que cuando cayó en mis manos por casualidad en la biblioteca no me pude resistir.

la-mujer-que-vivio-un-ano-en-la-cama-9788467025477Datos del libro
Nº de páginas: 424 págs.
Editoral: ESPASA LIBROS, S.L.U.
Lengua: CASTELLANO
ISBN: 9788467025477
Resumen del libro El día en que sus hijos, unos gemelos superdotados, se marchan a la universidad, Eva cruza la puerta de su casa y se mete en la cama en pleno día. No está enferma. No está cansada. Y, desde luego, no tiene una aventura. Simplemente, ha llegado el momento de decir basta. Una novela delirante y profunda sobre lo que sucede cuando alguien deja de ser lo que los demás desean que sea. Una sátira brillante sobre la familia y la sociedad modernas.