LOS MELLIZ CUMPLEN 2 AÑOS!

Hoy el Moreno y el Rubio,  Fèlix y Nilo cumplen dos años. El 23 de marzo de 2011 llegaron sin avisar, así a las bravas… Durante algún tiempo no he querido celebrar este día, la tristeza y la culpabilidad no me dejaban. Pero ahora quiero, es importante, es el día en que nacieron nuestros hijos, no debía ser así pero así fue y eso no lo podemos cambiar.

El Rubio y el Moreno pusieron nuestra placentera y pacifica vida patas arriba, giraron nuestro mundo y ahora no queremos darnos la vuelta. Nos gusta vivir así, somos así de guays. Ya lo decían los Electroduendes “si algún día pones la tele y la imagen sale al revés, tan solo hay que darle la vuelta a la silla y verás que bien ves…

Estos dos años de multipapis han sido muy duros: nada es ya como antes. Aunque ahora somos más y más valientes. Nos enfrentamos a las adversidades con paciencia, buen humor y mucho amor. Y como somos más, no se atreven con nosotros. Peña chunga, oiga…

Mi cuñada, afortunada mama 1+2 también, me felicitó al conocer la noticia. Me dijo: “Felicidades, ya verás como es algo muy especial” . En aquel momento no entendí, ahora lo comprendo perfectamente (bueno no siempre).

Hoy les quiero las gracias por estos dos años:

Gracias al Moreno por sus abrazos, sus bailes, su parloteo, por imitar a su hermana constantemente, por no salir de casa sin colonia, por elegir la ropa que se quiere poner, por ese llanto tan desquiciante, por esas risa tímida y  por esos kilazos que nos tienen destrozados.

Gracias al Rubio por sus besos, sus carreras, su risa contagiosa, su cara de pillo, por como se acurruca en nuestro regazo, por ser último en dormirse, por ir a su rollo, por ser más fuerte de lo que nos pensamos, por ser muy cabezón, por dormir toda la noche y por comer de todo.

FELICIDADES HIJOS!

felixnilo

Anuncios

INVITADA ESPECIAL: LA TíA ROBINSON

Capitulo 1. La Niña Robinson llega a mi vida

¡Hoy escribiré por primera vez en este blog! Y no sera la última porque tengo mucho que explicar, je je je… Así que aquí os dejo el Capítulo 1 de alguna de mis experiencias en esta Isla
Hace poco más de 4 años que me vi involucrada en este naufragio: ¡Los Robinson/Crusoe anunciaban que iban a ser papas! A raíz de esa nueva aventura empecé a vivir sensaciones muy especiales, ¡ahora sabría lo que sería ser tía!
Durante el embarazo de Mamá Robinson, La Niña Robinson ya daba señales de que me conocía: cuando hablaba por teléfono con Mamá Robinson ella también “participaba” en las conversaciones con unas patadas alucinantes.
Cuando nació la niña unas nuevas sensaciones y sentimientos afloraron en la orgullosa Tía Robinson: ¡Una época de aventuras se avecinaba!
A la media hora de nacer conocí físicamente a la Niña Robinson, lo recuerdo como si fuera ayer mismo: entrar al paritorio y ver a mi hermana (sí, esa que siempre decía “yo nunca tendré hijos, a mi los niños no me gustan”) de espaldas mi, tumbada. A medida que iba dando la vuelta a la camilla vi aparecer a esa personita que desde el minuto uno ocuparía un lugar muy grande en mi corazón….Mi hermana le estaba dando el pecho, con la sonrisa más maravillosa del mundo en su rostro…Pasé un día entero sin poder dormir y llorando a cada momento de la emoción.
Otra de las muchísimas cosas que recuerdo, es la hora de calmar a la niña Robinson. Cuando lloraba de bebé y no sabía que hacer para que se calmara empecé a pensar: ”a ver…si su mamá hacía yoga y ejercicios en la pelota de dilatación, probablemente la niña recuerde esos movimientos…”Así que la cogí en mis brazos y me levanté. Empecé a doblar las rodillas hacia abajo y hacia arriba (como un muelle) y asombrosamente ¡funcionó! A la pequeña Niña Robinson le gustó ese movimiento,era la única manera de calmarse sin teta. Eso si, hubo consecuencias para aquellos que hacíamos el muelle: Papá Crusoe empezó a tener dolores de cuádriceps, por no hablar de las agujetas. Pequeñas consecuencias que no tuve en cuenta a la hora de incluir este movimiento de “relajación” para la pequeña. Por suerte, La Niña Robinson lloraba poco y sólo duró una corta época. Gracias a ella fortalecimos nuestras piernas 😉

En el próximo capitulo: La familia de tres aumenta!

Queridos Amigos

Queridos Amigos,

Hace algunas semanas llegasteis a casa con una sonrisa muy especial, Papá Crusoe y yo os miramos y enseguida supimos que seriáis papás. ¡Felicidades!
Nos hace tremendamente felices saber que habéis creado una nueva vida,  un bebé mil veces soñado y un punto y seguido en una relación muy consolidada.
Amiga, has vivido mis dos embarazos día a día  ¿recuerdas las patadas de La Niña Robinson después del almuerzo? Yo recuerdo tu sonrisa y como me mirabas. Eres de las personas más maternales que conozco, cuidas a los tuyos con una dulzura indescriptible.
Amigo, te cambia la expresión en cuanto ves a un niño, mis hijos te adoran. Sabes proteger a tu familia  y te preocupas por su bienestar de una forma muy madura y responsable.
Formáis un equipo perfecto y lo sabéis, por eso vuestro bebé será muy afortunado.
Esta nueva aventura es la mas especial que viviréis, es un camino largo y sin vuelta atrás. A veces duro y   siempre gratificante. Es momento de decisiones y cambios. Pero si os sirve de algo, yo no echo de menos casi nada de mi vida anterior. Digo casi porqué el día que pueda volver a tomar unas bravas en Can Llaunas con una cervecita sin tener que salir corriendo detrás de un niño ,¡no echaré de menos nada!
Hace días que os quería dar algunos consejos. Aquí van:
Disfrutad de estos meses.
Vivid las próximas semanas con toda la tranquilidad posible.
Cuidaros el uno al otro más que nunca.
Seguid planeando vuestro futuro con la misma ilusión que hasta ahora.
Aprended de los momentos duros y aferraros a los buenos.
Escuchad todos los consejos que os ofrezcan y haced lo que os salga de la peineta.
Y por último, vuestro embarazo es único y ningún otro se le parece, recordad esta frase.
Por el resto no os preocupéis, seguid vuestros instintos y seguro que irá bien.
Sabéis que aquí estamos para lo que necesitéis. La niña Robinson y yo aprenderemos a hacer galletas, lo prometo, ahora nos toca cuidaros.
bueno…¿os gustan las galletas El Príncipe? No nos engañemos, no sé hacer galletas ni bikinis, pero el puré de verduras me sale requeterrico, ¿os apetece?

Os queremos y deseamos lo mejor.

Besos

La Familia Robinson-Crusoe